Logo
En Vivo
Imagen
Por

18 de agosto de 2021


Más sobre este tema

La inesperada lluvia de la esperanza

Después de la tormenta… ¿Viene la calma?

A los dos sistemas frontales que afectarán durante esta semana la zona centro-sur del país, y que beneficiarán enormemente a la fruticultura y agricultura en general, se sumarían bajas temperaturas posteriores a las lluvias. Es esencial poner atención al control de heladas para evitar daños en especies como el cerezo. 


La crisis hídrica que se vive en varias regiones del país ha sido durante los últimos años tema de conversación obligado para el mundo agrícola, y la situación se ha agravado aún más durante esta temporada invernal, con un déficit relevante de precipitaciones, comparable incluso a lo vivido en el año 98-99, en el que hubo racionamiento eléctrico, ya lo ocurrido en la década del 60. 


El Maule, región que junto a la de O'higgins, concentra el 80 por ciento del total de hectáreas de cerezos de todo el país, presentaba previo al actual sistema frontal, un déficit de un 60% en las precipitaciones respecto a lo normal a la fecha. Han caído apenas 300 mm., Mientras que en un año normal la cifra es de 850 mm., Y en uno deficiente 500 mm. A esto hay que sumarle el bajo volumen que presentan los embalses, además de las altas temperaturas que se esperan para la primavera.


“Tendremos dos eventos de precipitación, separados, pero consecutivos; uno que llegó primero este día lunes y que afectó desde la región de Biobío al sur, desplazándose a la zona central, y el otro que va ser un poco más intenso y que estará concentrado desde la región de Coquimbo al sur. Es importante ir actualizando el pronóstico, pero este sistema frontal, según lo que puedo ver hoy en los distintos modelos, es el más importante del invierno; viene con mayor cantidad de agua concentrada en poco tiempo, acompañado de bajas temperaturas y nieve ”, detalló la meteoróloga Michelle Adam.


Heladas post lluvia ¿Cómo enfrentarlas para evitar daños en los huertos?


El sistema frontal que traerá numerosos beneficios para la fruticultura, podría también acarrear una preocupación típica de la época: las heladas.


“Cuando estamos a punto de comenzar la fenología activa de esta especie que tanto nos apasiona, comienzan siempre las preocupaciones clásicas, principalmente de lo que significa riesgo de heladas de finales de invierno y primavera, que claramente regulan nuestro potencial productivo. Estamos ad portas de ir visualizando los estados más avanzados de la fenología a salidas de invierno, me refiero principalmente al estado de rompimiento de brácteas o yema hinchada, y eso nos hace estar atentos a algunos eventos importantes y principalmente la preocupación radica en todo el tema de riesgo por heladas. Si revisamos literatura, en la última década se ha reportado que la sensibilidad en términos de riesgos de daños por frío es en la medida que evoluciona la fenología, desde yema hinchada hasta caída de pétalos o caída de chaqueta ”, descrito Carlos Tapia.

Destacados
Reciente
ir a
Reciente
Deportes
ir a
Deportes
Política
ir a
Política
Salud
ir a
Salud