18 de junio de 2021

QUÉ HACER EN CASO DE UNA QUEMADURA POR GUATERO O ESTUFA EN INVIERNO

Quemaduras en niños y adultos mayores aumentan entre un 25 a 30% en meses de invierno, según cifras del Ministerio de Salud y Coaniquem y para este año un aumento producto del confinamiento por la pandemia.

En invierno bajan las temperaturas y todos tratan de entibiarse de la mejor manera, con estufas, calientacamas y guateros. Sin embargo, si estos están en malas condiciones y no se verifica su estado pueden provocar graves accidentes. Es por ello, que la Clínica Cath, especializada en curación avanzada de heridas , te entrega una completa guía de precauciones a tomar y primeros auxilios en caso de quemaduras.


Lo primero, para Carolina Saravia, enfermera jefe de la Clínica Cath es tener precaución con el método que ocupamos para calefaccionarnos, el cuál se debe encontrar en optimas condiciones. “En el caso de quemaduras con agua caliente, los guateros se deben renovar oportunamente ya que las gomas se dañan con el uso. Deben mantenerse con un forro que actúe como aislante (regulador) del calor, nunca llevarlos demasiado ni con agua recién hervida y botarle el aire antes de taparlo. Son más seguros aquellos que tienen sistema de tapa rosca” comenta la especialista.

Por otro lado, las estufas jamás deben estar rozando o en contacto muy cercano con la piel o los pantalones de una persona, siempre debe estar a una distancia razonable de unos 2 a tres metros de la persona.

Primeros auxilios en casa


En caso de resultar quemado con cualquiera de estos artefactos, lo principal es realizar los primeros auxilios adecuados, es decir, aliviar la zona afectada y disminuir su temperatura con agua fría durante 10 minutos. 

Asimismo, se debe cubrir la lesión con gasa estéril o un pañuelo recién planchado frío y evitar el uso de ungüentos o cremas sobre la lesión, ya que dificulta su posterior tratamiento.

“Es fundamental no romper las ampollas que se formen (estas serán retiradas en el centro asistencial si es necesario) y retirar cinturones, pulseras, cintas, ropas u otros elementos que puedan comprimir la zona, una vez que comience el proceso inflamatorio local” comenta Saravia.