20 de mayo de 2021

Investigadores de UTalca, Pakistán, EEUU y China proponen uso de nanosensores para detección de SARS-CoV-2 en aguas residuales

Dada la presencia reciente de SARS‐CoV‐2 en aguas residuales en al menos 10 países del mundo, y la rápida evolución de la pandemia, es imperante que la comunidad científica analice y evalúe las posibles fuentes desconocidas de transmisión del virus que contribuyen o podrían contribuir al resurgimiento de la COVID-19, así como el desarrollo de tecnologías eficaces para mitigar su propagación.

Pese a que ya se han implementado procesos de vacunación en distintos países del mundo contra el SARS‐CoV‐2, aún existe incertidumbre en relación al control efectivo de esta pandemia, y el posible surgimiento de nuevos agentes de enfermedades infecciosas.


Según las investigaciones, con el aumento exponencial de la incidencia de COVID-19 en más de 200 países, existe una alta probabilidad de que la exposición a las aguas residuales pueda estar contribuyendo a la transmisión de patógenos. Esto tiene una mayor relevancia en los países en desarrollo, ya que gran parte de las aguas residuales se liberan al medio ambiente sin un tratamiento significativo. Esto fue analizado en una publicación de Adeel y colaboradores, en la revista “Nanomaterials” (https://www.mdpi.com/2079-4991/11/4/991).


Por todo lo anterior, investigadores del Doctorado en Ciencias mención Biología Vegetal y Biotecnología (DBVB) de la Universidad de Talca, en conjunto con sus pares de Pakistán, China y EEUU, han propuesto un modelo de rápida detección y remediación del SARS-CoV-2 en aguas servidas, con el propósito de prevenir brotes actuales y futuros.